Real Madrid y San Lorenzo cumplieron los pronósticos en las semifinales y se clasificaron para la final del Mundial de Clubes, pero si algo dejaron claro sus partidos del martes y el miércoles es que los españoles son los grandes favoritos al título.

El equipo blanco llegaba ya como principal candidato a la victoria final y lo demostró desde el primer instante, con un juego sólido y eficaz que le permitió imponer su superioridad sobre el Cruz Azul mexicano, al que arrolló por 4-0.

Una imagen y una contundencia que contrasta con el partido gris que hizo San Lorenzo en su debut mundialista, sufrió muchísimo y tuvo que ir al alargue contra el Auckland City neozelandés, una formación semiprofesional, para ganar por 2-1.

"San Lorenzo sólo tiene canciones", estimaba el diario español El Mundo al titular su crónica del partido, en alusión a los cánticos de aliento recibidos desde la grada por los más de cinco mil hinchas "Cuervos" desplazados a Marruecos.

El propio entrenador Edgardo Bauza admitió que los suyos habían hecho un mal partido y que habrá que mejorar, pero dijo estar convencido de que San Lorenzo puede ganarle al Real Madrid.