Real Madrid tuvo serias complicaciones, pero logró seguir con vida en la Champions League.

El actual monarca del mejor torneo continental de clubes llegaba al partido de vuelta de octavos de final ante el Schalke 04 con una ventaja conseguida en suelo alemán de 2-0.

Pero en el duelo de vuelta las cosas cambiaron. El combinado teutón hizo un gran duelo y los merengues no dieron su mejor presentación. El resultado fue una derrota de 4-3 para los pupilos de Carlo Ancelotti, que avanzaron por el marcador global.

Pero la hinchada del Santiago Bernabéu no perdonó la actuación de los futbolistas y los despidió con un fuerte abucheo, a pesar de que continúan con vida en la Champions League.