El equipo español llega con altas expectativas, avalado por su constelación de estrellas, con Cristiano Ronaldo al frente, y por un momento de forma espectacular, que le permitió arrollar el martes al Cruz Azul mexicano (4-0) para sumar su victoria 21 consecutiva.

Líder en la Liga española y clasificado para octavos de final en la Liga de Campeones y la Copa del Rey, todo parece sonreírle al equipo blanco durante los últimos meses y se ha propuesto levantar este trofeo para terminar a lo grande 2014 en el que ya hizo historia con la ansiada “décima” Copa de Europa.

Si se proclama campeón será el tercer título español en un Mundial de Clubes, después de los dos conseguidos por el Barcelona de Josep Guardiola y Lionel Messi en 2009 y 2011.

Frente al campeón de Europa estará el actual rey de la Libertadores, el San Lorenzo de Almagro argentino, que sufrió muchísimo para sacar el boleto a la final, necesitó el alargue (2-1) ante el semiprofesional Auckland City, la revelación del torneo.

Pese a su discreto octavo puesto en el reciente torneo Transición en su país y esos problemas ante el Auckland, “el Ciclón” es consciente de estar ante una oportunidad histórica y se ve capaz de lograr la gesta, pese a la dificultad del desafío.

El Madrid tiene en duda a Sergio Ramos y a James Rodríguez, y el San Lorenzo, a Néstor Ortigoza.

"Estamos a tope, creo que este equipo merece el título mundial para acabar este año de manera fantástica", dijo Carlo Ancelotti, entrenador del Real Madrir.