La presunta víctima de actos racistas por parte de aficionados del Chelsea que no le dejaron subir el martes al metro de París puso una denuncia en la Policía, confirmó una fuente judicial.

"No sabía que estaba siendo grabado. Este hecho me ha dado fuerzas para denunciar el acto", afirmó en el periódico "Le Parisien" este hombre, quien la publicación presenta como la víctima.

"Estos aficionados deben ser castigados y encerrados. Lo que pasó no debe quedar impune", prosiguió.

Souleymane S., de 33 años, es un franco-mauritano que trabaja cerca de la estación de Richelieu-Drouot, donde tuvo lugar el incidente del martes.

"Yo quería entrar en el vagón pero un grupo de seguidores ingleses me bloquearon y me empujaron (...) Me dijeron cosas en inglés", dijo Souleymane S., solo "sabía que eran seguidores del Chelsea".

"Me fui a casa para no hablar de esta historia, ni con mi mujer ni mis hijos (...) ¿Qué dirían mis hijos? ¿Qué a papá le han empujado por ser negro? No merece la pena", añadió.

"Somos racistas y nos gusta", cantaban los aficionados del Chelsea, dentro del metro, según consta en el video. Los aficionados ingleses se desplazaron a París para apoyar a su equipo en el juego ante el Paris Saint Germain, que finalizó 1-1, por la Champions.