La tradición de que el Mundial de Fútbol se celebre a mediados de año podría cambiar para Qatar 2022

Y es que desde que se designó al país asiático como sede del Mundial, también se pensó en los 50ºC que alcanzan sus veranos, en los que es prácticamente es imposible jugar al balompié. 

Es por eso que en Doha, el grupo de trabajo de la FIFA que elabora el calendario internacional para el periodo 2018-2022 propuso que la Copa del Mundo de Qatar se lleve a cabo entre el 19 de noviembre y 23 de diciembre. 

La idea se debatirá en la próxima reunión del Comité Ejecutivo de la FIFA, que se llevará a cabo el 19 y 22 de marzo, en Zurich, Suiza. De aceptar la propuesta del grupo de trabajo, la edición 22 del Mundial sería la primera que se llevaría a cabo a finales de año. 

Pero las principales ligas europeas ya se han opuesto a la propuesta. La disputa de la Copa del Mundo en noviembre o diciembre provocaría un cambio drástico en los calendarios de los torneos domésticos del Viejo Continente y como consecuencia modificaría sus planes y podría perjudicar los interesés económicos que tienen previstos, aseguran desde la Asociación de Ligas, que pide que el evento se realice en mayo. 

Pero la FIFA opina que en ese mes las temperaturas son similares a las que se dan en junio o julio. "Debido a que las dos ciudades candidatas a los Juegos Olímpicos de Invierno 2022, Almaty (Kazajstaán) y Beijing (China), prevén que estos se lleven a cabo del 4 al 20 de febrero, que el mes del Ramdán empieza el 2 de abril de 2022 y, sobretodo, a las condiciones extremas de calor que prevalecen de mayo a septiembre, la única opción efectiva es que el Mundial se celebre en noviembre/diciembre", indicó en un comunicado el órgano rector del fútbol mundial. 

Y aunque los problemas podrían llegar con la modificación del calendario de las Ligas domésticas, a nivel del merchandising un cambio de fecha para finales de año podría beneficiar a las marcas y al mercado en general, pues el evento se daría en una fecha en la que el consumo crece exponencialmente. 

Edgar Granados, especialista en mercadotecnia deportiva, aseguró que las ventas podrían incrementarse por las fechas decembrinas, el aumento de productos invernales como sudaderas, chamarras o gorros, además de que son fechas en las que la gente acostumbra a gasta más. 

"Vale la pena explorar un cambio de fecha. Solo imaginen que se pararían las Ligas y diciembre sería un mes en el que no se hablaría de otra cosa más que del Mundial, yo visualizo que las ventas aumentarían; habló de prendas deportivas, comida, bebidas e, incluso, la gente se animaría a visitar a la sede para terminar su año", indicó el especialista de la Agencia Fan. 

Habrá que esperar que decide el Comité Ejecutivo de la FIFA en la próxima reunión, pero por el momento el debate del posible primer cambio de fecha en el Mundial de fútbol ya ha empezado.