La Federación de Futbol de Guatemala, presidida por Brayan Jiménez, decidió intervenir ayer las ligas Primera y Tercera División, por supuestas anomalías administrativas.

El Comité Ejecutivo de la Fedefut solicitó una auditoría externa para conocer a fondo la forma en que estas divisiones manejan sus finanzas, de las que alegó, una mala administración.

Según lo indicaron representantes de ambas ligas, en los próximos días convocarán a una asamblea extraordinaria para dar a conocer su postura oficial y decidir qué acciones legales tomarán para revertir la decisión de la Fedefut.

De momento, ambas podrán continuar con el calendario del Torneo Clausura.