Indignado por la victoria del estadounidense Floyd Mayweather sobre el filipino Manny Pacquiao en el "Combate del siglo" del pasado sábado en Las Vegas, el primer ministro de Camboya hizo saber que no pagará una apuesta perdida de cinco mil dólares. 

Hun Sen se vio inmerso en una discusión en contra de los jueces que dieron la victoria 48 de la carrera al invicto boxeador estadounidense.

"Los que vimos el combate hubiéramos dado solo un punto a Floyd (Mayweather) mientras que los tres jueces le declararon vencedor por unanimidad", comentó con rabia.

El hombre fuerte de Camboya, que manda en el país del sudeste asiático desde hace 30 años, indicó haber apostado cinco mil dólares a que ganaba Pacquiao con un cargo que no quiso identificar, precisando que no los pagará.

"No voy a pagar, no voy a dar el dinero", previno en una confesión ciertamente sorprendente ya que el juego y las apuestas están prohibidas de manera oficial en el país.

Sin embargo, algunos casinos operan legalmente y las apuestas clandestinas son una realidad generalizada.

Mayweather fue declarado vencedor a los puntos por unanimidad por los tres jueces (118-110, 116-112, 116-112), algo que causó gran decepción en los aficionados de Pacquiao, que vieron como este se enfrentó a un rival que solo se defendió.