El ciclo ganador que Comunicaciones mantuvo en los últimos años concluyó este domingo con su eliminación en las semifinales del Apertura 2015 a manos de los coloniales.

Después de seis títulos en forma consecutiva, los blancos sufrieron ante varios obstáculos durante el actual certamen los cuales, a la larga, le pasaron una factura muy cara y que ahora los deja nada más con la opción de recuperarse en la pretemporada antes del Clausura 2016.

¿Exceso de confianza? La serie contra Antigua mostró un gran contraste en la actitud ganadora entre ambos y cómo el manejo del resultado fue el que marcó la diferencia. Mientras que los blancos sintieron que el 3-2 en el segundo tiempo sería suficiente para controlar el global en la vuelta, Antigua nunca bajó los brazos y alcanzó un empate que supo a triunfo. En la vuelta, los de casa le cedieron la iniciativa en la primera parte a los albos pero estos fallaron sus oportunidades más claras. Con la presión en contra, el ahora excampeón no supo manejar a un equipo ordenado y certero.

Irregularidad. Haber terminado tercero en la tabla obligó a los blancos a jugar una serie de acceso a semifinales contra Petapa que causó un esfuerzo mayor y un desgaste que dentro de su vestidor no se esperaba. En la fase de clasificación, el equipo de William Olivera terminó con 37 puntos y sufrió 7 derrotas, muchas más de las que se pronosticaban.

Tropiezos tempranos. Apenas en la primera fecha y en condición de local, los cremas sufrieron una dolorosa derrota 0-2 contra el Deportivo Petapa que muchos consideraron un presagio sobre lo que pasaría al final y al que luego se sumó otra derrota, 1-2 como visitante contra Malacateco en la jornada siguiente, y una más, de nuevo como local frente a Suchitepéquez.

El "Moyo" a medias. Una lesión sacó de la cancha a José Contreras en el primer partido contra los antigüeños y lo limitó a jugar parte del segundo tiempo en el Pensativo. Como en varios momentos de la campaña, el "Moyo" no estuvo en sus mejores condiciones y eso lo resintió el club.

Sin el "factor Suárez". La marcha del uruguayo Paolo Suárez luego del Clausura 2015 dejó al plantel de los albos sin un jugador que era clave dentro del vestidor y que imponía su carácter en la cancha. En el equipo actual no hubo quien lo reemplazara.

Goleado por todos lados. La vinculación con el partido Líder en la campaña electoral, problemas extra cancha y lesiones afectaron demasiado el rendimiento del portero Juan José Paredes, quien incluso perdió su condición de capitán del equipo. En la serie contra Antigua fue todo, menos garantía de seguridad.