Tres victorias contra cinco derrotas en el Torneo Apertura 2015 marcan el paso de Municipal que, aunque tiene un partido pendiente de jugar el martes como local ante Suchitepéquez, está muy lejos de mostrarse como un equipo con suficiente fuerza para pelear los primeros puestos de la tabla.

El momento es complicado para un club que está acostumbrado a mejores etapas y que ha ganado 29 títulos ligueros pero que en los últimos años se ha visto relegado a planos secundarios.

Aquí algunas de las razones por las que Municipal pasa por un momento muy complicado cerca del cierre de la primera vuelta.

1. Sin fuerza de visita
Los tres triunfos que ha obtenido Municipal han sido en casa contra Marquense (3-1), Universidad (3-2) y Petapa (4-1) pero fuera del estadio Manuel Carrera ha caído cinco veces y apenas ha podido marcar un gol.

2. Sin ideas al jugar
El costarricense Mauricio Wright, quien en Guatemala tuvo la experiencia de entrenar a Malacateco, fue el elegido por la directiva roja para tratar de levantar el nivel del equipo en la actual temporada pero, aunque este trajo con él refuerzos como los del volante Carlos Hernández y el delantero Jhonny Woodly, su idea táctica parece no haber sido asimilada por los jugadores y eso se refleja en cada salida a la cancha.

3. Solitario en la delantera
A sus 36 años, Carlos Ruiz es el indiscutible líder del equipo dentro del vestuario y sobre la cancha pero no es capaz de generar sólo las oportunidades de gol ni de conducir la ofensiva. Ni Woodly, ni Darwin Oliva como sus compañeros en la lìnea de adelante, ni el salvadoreño Jaime Alas que pasa un mal momento como creador de juego, han logrado hacer jugar a "El Pescado" como acostumbra. El juvenil Pedro Altán quien ha contado con minutos, aún está en el proceso de adquirir experiencia.

4. Sin seguridad
El portero Paulo Motta pasa por un buen momento y ha sido el responsable de evitar resultados negativos en algunos encuentros, sin embargo, su línea defensiva no ha sido sólida y le ha dejado espacios a los ofensivos contrarios para rematarle varias ocasiones y que haya recibido 11 tantos hasta ahora.

5. Cansancio fìsico y mental
La partida del argentino Ezequiel Barril, quien ocupaba el cargo de preparador fìsico, parece haberle pasado factura a varios miembros del plantel quienes no se han mostrado en sus mejores condiciones en algunos encuentros. Junto con esto, la participación en la Liga de Campeones de la Concacaf, en la que tampoco han tenido el mejor rendimiento, han hecho que el agotamiento sea notorio.