La relación de Gerard Piqué con los hinchas de la selección española está quebrada hace un buen tiempo. El historial de conflictos del defensor catalán con los fanáticos se remonta a la época en que criticó públicamente al Estado español y su constante apoyo al proceso independentista de Cataluña

Además de este antecedente, el zaguero también generó roces con los hinchas luego que, en las celebraciones del triplete conseguido con Barcelona la temporada pasada, agradeciera irónicamente al cantante colombiano Kevin Roldán, quien cantó en la fiesta de cumpleaños de Cristiano Ronaldo y coincidió con el declive que vivió Real Madrid en ese entonces. 

Por eso, cada vez que a Piqué le toca vestir la camiseta de España, los hinchas le hacen sentir su malestar y le dedican abucheos e insultos. Sin embargo, el zaguero llevaba un tiempo descansando de esta polémica, ya que la Roja no había jugado en suelo español hace un tiempo. 

Pero el relajo no podía durar para siempre y al defensor de Barcelona le tocó volver a sufrir con las pifias de los fanáticos españoles.Es que la escuadra dirigida por Vicente del Bosque jugó un partido amistoso en Getafe ante Georgia para despedirse de su gente antes de partir a Francia a jugar la Eurocopa y ahí volvieron a sonar los pitos de los fanáticos. Gerard Piqué sufrió los abucheos en el inicio del encuentro y quedó claro que la relación no se ha recompuesto. 

Pese a que las pifias al defensor son dirigidas, el resto del plantel tampoco se salvó y recibieron abucheos sobre el final del encuentro por no poder remontar el 1 a 0 que les propinó Georgi en su último apretón de cara al torneo de selecciones del Viejo Continente.