Un informe del Consejo de Europa adoptado este martes pide a la FIFA una nueva votación para atribuir el Mundial de fútbol de 2022, después del procedimiento "profundamente manchado de ilegalidad" ganado por Catar.

Después de las revelaciones sobre esta decisión "radicalmente viciada", "la FIFA no debería librarse de su obligación de llevar a cabo una nueva votación", según este informe de la Comisión de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE).

Los parlamentarios lamentan que la investigación de la cámara de instrucción de la Comisión de Ética de la FIFA, que reveló "prácticas sumamente dudosas", no haya sido publicada en su integridad. Y critican la "facilidad" con la que la entidad que gobierna el fútbol mundial confirmó la designación de Catar a pesar de esta investigación.

El diputado laborista británico Michael Connarty, ponente de este proyecto de resolución parlamentario, deplora sin rodeos una "farsa" y un "intento de ahogar el caso" por parte de las instancias mundiales del fútbol.

En sus argumentos, dice haber consultado documentos revelados por el Sunday Times que demuestran que un miembro catarí del consejo ejecutivo de la FIFA, Mohamed Bin Hammam, pagó importantes sumas de dinero para obtener el apoyo de federaciones africanas de fútbol durante la atribución del Mundial de 2022.

El texto y la resolución que lo acompaña serán presentados en abril en sesión plenaria a la APCE, que agrupa en Estrasburgo a más de 300 parlamentarios de los 47 Estados miembros del Conejo de Europa.

Desde la atribución en 2010 del Mundial de 2022 a Catar, este país y la FIFA están en el centro de numerosas polémicas.