Un problema más para la FIFA: ahora, el máximo organismo del futbol tendrá que responder ante una acusación de soborno, expuesta por el presidente de la Federación Irlandesa de Futbol (FAI), John Delaney.

Resulta que de acuerdo a Delaney, la FIFA le dio a Irlanda cinco millones de euros a cambio de su “silencio” tras el polémico repechaje que esta selección disputó ante Francia en 2009, rumbo a Sudáfrica 2010.

Irlanda quedó eliminada luego de un 1-1 global que tuvo que irse a tiempos extras. En esta instancia, un gol de William Gallas le dio el pase a los franceses, sin embargo, el tanto fue asistido por Thierry Henry con la mano, por lo cual debió ser invalidado, pero aunque todo mundo se dio cuenta, ni la FIFA ni la UEFA hicieron algo al respecto.

En declaraciones a la cadena irlandesa “RTE”, Delaney aseguró que el soborno de la FIFA fue “un pago a la asociación para no proceder con acciones legales” por la mano de Henry.