Los organizadores de los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016 no ocultan su inquietud por el brote del virus del zika en Brasil, pero confían en que disminuirá para el inicio de las competencias en agosto, durante el invierno austral.

También aseguraron que pese a los recortes de presupuesto debido a la crisis económica, cuentan con suficiente dinero para combatir el mosquito Aedes Aegypti, principal vector de esta dolencia y de otras como dengue, fiebre amarilla o chicunguña.

El brote del virus del zika ha infectado a más de 1,5 millones de brasileños en los últimos meses. Aunque en la mayoría de los casos sus síntomas son más leves que los del dengue -con fiebre, dolores articulares y sarpullidos- ha sido vinculado a un fuerte aumento de casos de bebés con microcefalia en embarazadas infectadas.

El zika en Brasil "preocupa a Rio-2016, a la OMS, a todo el mundo", pero "estamos seguros de que ganaremos esta batalla y no afectará los Juegos", dijo Mario Andrada, director de Comunicaciones del comité organizador de los Juegos Olímpicos, en conferencia de prensa. 

"Hemos trabajado con autoridades locales para aumentar las inspecciones (...) y tenemos suficiente presupuesto para eso", aseguró. "Tenemos que garantizar que esa infección se limite y que otras familias no sean afectadas" por el zika, afirmó.

La organización de los Juegos que arrancan en seis meses en Rio de Janeiro no planea por ahora aconsejar a las mujeres embarazadas que no viajen a Brasil, como han hecho algunos países y el propio jefe de gabinete del gobierno presidido por Dilma Rousseff.

Pero precisó que seguirá las instrucciones que emita al respecto la Organización Mundial de Salud (OMS), que el lunes declaró el brote surgido en Brasil y que se ha expandido a casi toda Latinoamérica como "emergencia sanitaria mundial".

Tanto Andrada como el director de servicios médicos del comité Rio-2016, Joao Grangeiro, confiaron en que la población de mosquitos y por ende las infecciones por zika disminuirán en agosto, al llegar el invierno en el hemisferio sur.

"En agosto cae drásticamente el número de mosquitos, y el número de casos de zika acompañará esta caída", dijo Grangeiro a periodistas en la sede de los Juegos Olímpicos en Rio.

Además, sostuvo Daniel Soranz, secretario de Salud de la alcaldía de Rio, el Parque Olímpico en Barra da Tijuca, donde se realizarán la mayor parte de las competencias, "es un área que tiene otra predominancia de otro mosquito", el Culex, que no transmite zika c