El defensa brasileño Thiago Silva y su compañero Neymar sellaron oficialmente la paz hoy luego de la polémica, cuando el central del París SG se mostró "contrariado" y "triste" por haber perdido la capitanía, en beneficio del astro del Barcelona, en la víspera del partido amisotos ante Austria mañana.

Silva aseguró que todo ha "vuelto al orden" después de haber hablado con el nuevo capitán, Neymar, y con el seleccionador Dunga.

"No tengo por qué hablar de ello. Es una cuestión de jerarquía. Ahora todo está resuelto. Para mí, ser capitán no es en sí un objetivo, pero ahora que he sido elegido, voy a tratar de ejercer mi responsabilidad de la mejor manera posible", dijo Neymar.

No obstante, el técnico mostró su malestar por las declaraciones de Silva. "En la selección brasileña todos tienen el derecho a opinar, pero deben asumir lo que se dice. Nadie es dueño de nada", expresó Dunga.