Neymar aprovechó que estaba suspendido de la Liga de España para lograr un permiso de cuatro días para viajar a Brasil y ser la estrella de la fiesta de cumpleaños de su hermana Rafaella Beckran. 

Por acumulación de tarjetas amarillas, el astro del Barcelona no pudo participar en la goleada 6-1 que le propinaron los culés al Rayo Vallecano y decidió estar en la celebración de Rafaella.

Pero no solo eso, "Ney" se dio el tiempo de ser la gran atracción del cumpleaños 19 de su hermana. Luciendo un sombrero negro, el brasileño se subió al escenario con los artistas invitados y se tomó fotos con varios de los presentes.

La fiesta se llevó a cabo en un centro nocturno, en Sao Paulo, y después de la diversión se espera que Neymar se reintegre a las filas culés el próximo miércoles