El Nápoles se impuso este lunes en la Supercopa italiana a la Juventus en los penaltis, en un duelo con acento argentino porque los cuatro goles marcados durante el partido (2-2) fueron anotados por Carlos Tévez y Gonzalo Higuaín.

"El Apache" adelantó a la Juventus en el inicio del encuentro (5), pero Higuaín empató en el segundo periodo (68), resultado con el que acabó la primera mitad del partido.

En la prórroga, Tévez volvió a adelantar a los turineses (106) y "el Pipita" forzó los penaltis in extremis (118).

En los tiros a once metros los napolitanos se llevaron el trofeo por un total de 6-5, después de que el arquero brasileño Rafael Cabral detuviese el lanzamiento definitivo a Simone Padoin.

El encuentro entre el campeón de la Serie A y el vencedor de la Copa se disputó en Doha y la Juve no pudo sumar su tercera Supercopa consecutiva, y dejó a su técnico Massimiliano Allegri sin su primer título con la "Vecchia Signora".