El Mundial de Clubes, torneo en el que se miden los campeones de todas las confederaciones del planeta, es una competencia muy desigual. Ricos contra pobres, es la mejor forma para definir a la competencia.

Un ejemplo: Mientras Real Madrid, monarca de la Champions League de Europa, tiene un plantel que se cotiza en 688.8 millones de euros, todo el equipo del Auckland City (representante de Oceanía) se cotiza en 5.6 millones.

Las diferencias son abismales y se traducen en que ningún club ajeno a la UEFA o Conmebol ha levantado el título en las 10 ediciones que se ha celebrado el Mundial de Clubes.

Mira en la galería las diferencias del Mundial de Clubes, el torneo de los ricos contra los pobres.