Un hombre murió el sábado anterior en Juribga, Marruecos, en las afueras del estadio donde se enfrentaban el Raja con el equipo local; los aficionados del club casablanqués comenzaron a lanzar bengalas y una de ellas impactó en el cuello de un hombre de unos 50 años que esperaba un taxi.

Según la prensa local, el hombre no solo no tenía relación con el partido ni era aficionado de ninguno de los clubes, sino que ni siquiera era originario de Juribga y se encontraba en esa ciudad para visitar a su mamá.

Y es que los aficionados del Raja, prácticamente cortaron el tráfico para festejar y eso impidió que una ambulancia pudiera auxiliarlo con prontitud. El cadáver del hombre llegó al hospital en un automóvil particular.