La leyenda del boxeo Muhammad Ali abandonó el hospital después de ser ingresado hace dos semanas por una infección en el tracto urinario, informó la prensa este miércoles a través del vocero del expúgil Bob Gunnell.

En un primer momento se sospechó que Ali, de 72 años, sufría una leve neumonía, pero los médicos finalmente determinaron que se trataba de una severa infección en el tracto urinario (conformado por la vejiga, los riñones y la uretra). El expúgil dejó el hospital el martes por la noche.

"La leyenda del boxeo se ha recuperado completamente y ya se encuentra en su casa. Ali está listo para celebrar su 73 cumpleaños el 17 de enero con su familia y amigos", aseguró Gunnell en un comunicado.

"La familia Ali agradece el enorme apoyo y los continuos deseos recibidos. También queremos agradecer al equipo de doctores y enfermeras por su excepcional cuidado", concluyó.