Luis Suárez siente que fue maltratado después de la mordida que le propinó al italiano Giorgio Chiellini en el Mundial de Brasil 2014.

En su autobiografía titulada "Mi vida, Luis Suárez", el delantero del Barcelona aseguró que "me trataron como un criminal".

Según avanza el periódico español Sport, el ariete uruguayo aceptó su culpa por la mordida en la Copa del Mundo. "Era la tercera ocasión que me pasaba y necesitaba ayuda, pero me tuve que esconder para fichar con el Barcelona", aseguró.

Suárez afirmó que su agresión no fue tan grave como otra mordida histórica en el deporte. "Ninguna de las tres mordidas que he dado han sido como la que Mike Tyson le propinó a Evander Holyfield", se puede leer en sus memorias.