Cuatro años han pasado desde que Mirna cruzó la meta en la Avenida Vallarta en Guadalajara, México, y se colgó la medalla de plata en su primera actuación en unos Juegos Panamericanos. Desde entonces, su progresión de tiempos y sus resultados le han permitido convertirse en una de las mejores del continente y una competidora que la rusa Elena Lashmanova (la campeona mundial y olímpica) reconoce como la “más fuerte” que ha tenido durante los últimos diez años.
En el Gran Premio de Rio Maior, Portugal, de 2013, Mirna estuvo cerca de vencer a Lashmanova en una emocionante prueba en la que detuvo el cronómetro en 1:28.31, su mejor marca y el récord nacional para los 20 kilómetros.
Este año, los Panamericanos que se celebrarán en Toronto, Canadá, y el Mundial de Atletismo que tendrá lugar en Pekín, China, se asoman como las pruebas más importantes en las que la marchista tiene como principal reto acercar su tiempo a 1:27.

No hay mucho espacio para pensar en lo que lograste en 2014 cuando hay una nueva temporada y mucho qué hacer en los entrenamientos
Sí, tengo claro que este es un año nuevo e importante por las competencias a las que voy a asistir y tengo la mente puesta en cumplir las metas que me he puesto junto con mi entrenador (Bohdan Bulakowski).

Es un año en el que los Panamericanos, el Mundial y la oportunidad de lograr tu clasificación a los Juegos Olímpicos de 2016 están muy cerca.
Sí, no hay tiempo para descansar porque son cosas para las que tengo que entrenar muy duro para mejorar la técnica y que los tiempos me permitan tener éxito en las competencias.

¿Qué tan importante será que te acerques a los 1:28 para mejorar tus marcas y récord?
Más que el 1:28 tengo en mi mente ir más rápido para llegar al 1:27 o mejorarlo... el trabajo con el equipo y el entrenador me dice que esa es una meta que no está lejos si sigo enfocada en ella.

Hace cuatro años las marchistas de Guatemala dieron la sorpresa en Guadalajara con el 1-2, ¿hasta dónde es ese un parámetro para la participación en Toronto 2015?
Ahora Guatemala es considerado uno de los equipos más fuertes en América y el objetivo es conseguir un resultado que nos permita seguir en esa posición, para mí el reto es conseguir la medalla de oro.


El Mundial de China se presenta como una opción para que dejes atrás las descalificaciones de Moscú 2013 y la Copa del Mundo de Saransk 2012.
Sí, no me fue bien en esas dos competencias, en la de Taicang (2014) pude terminar, y ahora es tiempo de concretar una buena actuación en los eventos de talla mundial.


¿La ausencia de las principales competidoras rusas que están suspendidas por dopaje hará que esto sea más accesible?
Aunque ellas no estén, siempre hay otras, como las chinas y las otras europeas que tienen un nivel muy alto, contra las que me he topado en otros eventos y que siempre hacen que la competencia sea interesante. Tengo la confianza de que este será un mejor mundial.