Si Michael Jordan es considerado el mejor basquetbolista de toda la historia por su trascendental paso con los Chicago Bulls. Fuera de las duelas se ha vuelto un exitoso hombre de negocios, que lo han convertido en multimillonario.

La prestigiosa revista "Forbes" hace unos días lo colocó en el sitio mil 741 de las personas más ricas del mundo con un patrimonio calculado en mil millones de dólares.

Gran parte de la fortuna de "MJ" llega a sus arcas de "Nike", por su propia marca "Jordan", además de que su capital creció desde que compró a los Charlotte Hornets, en 2010.

Pero es su imagen, negocios y patrocinios, los que fortalecen y mantienen la economía de "Su Majestad". Es por esa razón que Jordan no pierde el tiempo en nimiedades.

"La línea base para llegar a tener un acuerdo con Jordan es de 10 millones de dólares. Él protege el valor de su marca mediante la venta de sus derechos de imagen en un paquete y no hace negocios con nadie por menos de esa cifra", indicó Estee Portnoy, consejero del seis veces campeón de la NBA, a la cadena "CBS".

"Jordan solo se ocupa de empresas que considera auténticas y que piensa que añadirán un valor a su marca", concluyó Portnoy.