A los aficionados que esperaban afuera del Can Barça para ver a sus ídolos, casi se les pasa por alto la estrella del equipo, Lionel Messi, quien después del entrenamiento salió en un Cadillac Escalade 2015, en el que a penas se le podía ver.

El auto es el mismo que moviliza al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.