A la crisis institucional que vive el Barcelona luego de que Andoni Zubizarreta, su director deportivo, fue despedido este lunes por el presidente Josep Bartomeu y que Carles Puyol, su excapitán y uno de sus principales símbolos renunciara a su cargo como uno de sus asistentes del exportero, se unieron los rumores de la posible salida de su principal figura.

Messi, quien es señalado de tener una mala relación con el técnico Luis Enrique Martínez y por una gastroenteritis no asistió a la práctica del día, alimentó esta situación después de haber comenzado a seguir en la red social Instagram a las cuentas del club Chelsea y dos de sus jugadores Thibaut Courtois y Filipe Luis.

Durante 2014 el argentino fue objeto de comentarios de su llegada al equipo que dirige el portugués José Mourinho y en el que juega Cesc Fàbregas, su excompañero y amigo.