"El combate está próximo. Las negociaciones están cerca de acabar. Estamos de acuerdo con el hecho de que este combate debe realizarse. Estamos trabajando en los detalles. Él (Floyd Mayweather) quiere que haya combate", declaró este martes el boxeador filipino Manny Pacquiao a los periodistas en el Parlamento en Manila, donde es diputado.

Pacquiao aceptó las exigencias de Mayweather sobre el control antidopaje. El norteamericano quiere que el test sanguíneo sea tomado treinta días antes de la pelea y no un par de días antes del combate, como se hace según las medidas olímpicas.

"Hemos aceptado. Incluso me sugirió una multa de cinco millones de dólares por si daba positivo", dijo "Pac-Man".

El lunes, Mayweather calificó de "especulaciones y rumores" las informaciones sobre la firma de un contrato que incluía que la velada se haría en mayo en Las Vegas, aunque añadió que esperaba que la pelea se diera algún día.

Mayweather, de 37 años, está invicto en 47 combates. Pacquiao, de 36 años, tiene 57 victorias, cinco derrotas y dos combates nulos.

Ambos hombres son considerados como los mejores boxeadores de su generación, pero jamás se han enfrentado para decepción de los aficionados a este deporte.