El futbolista argentino del FC Barcelona, Javier Mascherano, aceptó este jueves ante un juez español una condena de un año de prisión, que no se aplicará, y una multa de 816.000 euros por un fraude de 1,5 millones de euros.

El pacto fue cerrado en diciembre entre los abogados del futbolista y la fiscalía y este jueves fue ratificado ante el juez de Barcelona que investigaba el caso en un rápido juicio de apenas diez minutos, informó la defensa.

En España, las penas inferiores a dos años de prisión no suelen aplicarse si el acusado no tiene antecedentes penales.

La fiscalía de Barcelona acusaba al internacional argentino de no haber pagado a la Hacienda pública 1,5 millones de euros (1,62 millones de dólares) procedentes de sus derechos de imagen percibidos entre 2011 y 2013, que había ingresado a través de dos sociedades en la isla portuguesa de Madeira y en Estados Unidos.

El jugador reconoció en octubre los hechos ante el juez instructor e ingresó al Tesoro público una regularización de 1,75 millones de euros correspondientes al monto defraudado y los intereses.

Una vez terminado el juicio, Mascherano publicó un comunicado en su Twitter culpando a sus antiguos asesores de toda la situación y mostrándose "muy tranquilo por el hecho de saberme nuevamente en regla".