Antes del encuentro de vuelta por los octavos de final de la UEFA Champions League, los ingleses llegaron a Barcelona para alojarse en un hotel cinco estrellas. Les esperaban un centenar de hinchas pertenecientes a la agrupación de Independiente argentino, en las puertas del hotel.

La gran figura de la escuadra, el argentino Sergio "Kun" Agüero, se sorprendió al bajar del autobús para luego acercarse a los aficionados que esperaban por una firma y fotografía con los futbolistas. Algunos hinchas también buscaban a Willy Caballero, quien los atendió amablemente.

Horas más tarde, en un salón del hotel, se congregaron más de un centenar de medios de prensa, para preguntar a Manuel Pellegrini sobre el partido frente al Barcelona.

Con hora británica comenzó la rueda de prensa al aparecer el técnico chileno con gran tranquilidad para responder y dejar bien claro que no siento que me esté jugando ningún puesto, de ser así, enfrentaría el encuentro de mañana de igual forma. Esa presión que algunos dicen, nunca ha tenido efecto para mí. La única presión que siento, es que el equipo juegue en esta segunda parte de la clasificación como sabe hacerlo. Muchos de mis jugadores llegan en su mejor momento, el Camp Nou es un buen escenario para que lo puedan demostrar. El año pasado llegamos hasta aquí, es una gran oportunidad para demostrar quienes somos, meternos entre los grandes de Europa y para esto hay que ganar a los mejores de Europa, mañana vamos a intentarlo”.

Por parte de los jugadores del Manchester City, Touré Yaya señaló que “el Barcelona ahora está en un buen momento, no solo debemos tener cuidado con Messi si no con todo el equipo. Mañana (miércoles) será un partido muy disputado, intentaremos no encajar un gol, hacer lo máximo por marcar primero. Será un partido muy abierto, nosotros venimos a intentar pasar a cuartos de final y esto pasa por ganar. ¡Lo vamos a intentar! Es un partido muy importante para nosotros lo jugadores, para el club y para los aficionados".

Aunque la prensa buscaba alguna declaración por parte del técnico chileno sobre un posible cese en sus funciones si no se clasifica para cuartos, esta nunca llegó. La sensación que dejó Pellegrini es que llega con piel de cordero, pero sus jugadores se pueden convertir en lobos, más cuando los hinchas del Barcelona están pendientes del domingo en que se enfrentan a su eterno rival, Real Madrid.