El entrenador del Barcelona Luis Enrique Martínez admitió este sábado, después de que su equipo perdiese en el Camp Nou por 1-0 contra el Málaga, que impide a los azulgranas colocarse como líderes de la Liga, que "es un resultado que duele".

"Es un resultado que nos duele pero el Málaga ha hecho un buen planteamiento", declaró el técnico en la conferencia de prensa posterior al encuentro.

"Es evidente que con un rival cerrado, siempre hemos encontrado soluciones pero hoy con una interpretación menos buena y con el acierto del rival, nos hemos llevado una derrota que casi considero merecida", agregó.

La derrota rompe una racha de once victorias consecutivas del Barcelona en 2015 y se produce a unos días de jugar contra el Manchester City la ida (martes) de los octavos de final de la Liga de Campeones.

"Las derrotas cuando aparecen son dolorosas y cuesta recuperarse pero intentaremos ser el mismo equipo de siempre en Manchester", insistió el técnico.

"Cuando antes jugamos el próximo partido mejor y así nos quitaremos de la cabeza el partido anterior", dijo.

Sobre si esta derrota influirá en el partido contra el City, Luis Enrique señaló: “El futuro dirá. Las derrotas cuando aparecen son dolorosas y cuesta superarlas. Tenemos un reto espectacular en tres días y vamos a intentar superarlo".