En la semana previa a Wrestlemania XXXI, el luchador Scott Steiner se encontró en el aeropuerto a Jennifer McDaniel, esposa de Hulk Hogan, a quien le dio un mensaje para el exluchador de la WWE. 

La mujer de Hogan aseguró que el peleador conocido como "Big Poppa Pum" le dijo de forma discreta: "Voy a matar a Terry (nombre real de Hulk Hogan)". 

El luchador de 61 años se enteró de la amenaza y conversó con los directivos de la WWE para que le prohibieran la entrada a Steiner a la "Vitrina de los Inmortales" y la ceremonia del Salón de la Fama, en la que Hogan indució a Randy Savage. 

Scott Steiner se encuentra resentido con Hulk Hogan, a quien culpa por la desaparición de la WCW, compañía que en su momento fue la competencia de la empresa de Vince McMahon.