Cansados de tanta corrupción, pero conscientes de que todo puede lograrse por la vía de la paz, cientos de deportistas se dieron cita en la Plaza Obelisco para manifestar su descontento con el actual gobierno y exigir la renuncia de Otto Pérez Molina, y lo hicieron de una forma original. 

Decidieron pedirle al presidente que deje el cargo, corriendo. Y es que vestidos de azul y blanco, aproximadamente tres mil atletas participaron en la prueba Corramos por Guatemala, que inició en el Obelisco, se encaminó por la Avenida Reforma y luego a la séptima avenida de la zona 1 hasta llegar al Palacio Nacional, en donde retornó rumbo al lugar de inició. 

Algunos corrieron en familia y amigos, otros decidieron hacerlo con sus mascotas.