Los problemas fiscales en los que se encuentra el Barcelona lo dejaron fuera de la pelea por contratar a los mejores jugadores en el mercado de invierno que cerró recientemente en Europa.

Y ante la ausencia del club azulgrana, tanto su archirrival el Real Madrid, como el Chelsea, de la Premier League y el Inter de Milan del Calcio, aprovecharon para realizar los mejores movimientos.

El Madrid vio más allá del horizonte y se armó con dos jugadores que prometen mucho en el futuro, contrató a los centrocampistas, el brasileño Lucas Silva, que llegó del Cruzeiro de su país, y al noruego Martin Ødegaard, quien se incorporó al Real Madrid Castilla, proveniente del Strømsgodset, con 16 años es el fichaje más joven de este mercado.

El Inter de Milan contrató al delantero alemán Lukas Podolski y al extremo suizo Xherdan Shaqiri, quien llegó del Bayern de Múnich.

Y Mourinho se salió con la suya, se quedó con el defensa colombiano Juan Cuadrado, el traspaso más caro del mercado de invierno. “The Blues” pagaron 36 millones de euros por el jugador, que anteriormente se vistió con la camiseta de la Fiorentina, de Italia.

Fernando Torres también fue protagonista, volvió a su casa, el Atlético de Madrid, después de su paso gris por el AC Milan.

Otro de los fichajes más caros fue el del delantero marfileño Wilfried Bony, por 32.30 millones, quien llegó al Manchester City del Swansea.

Y después de varios días de entrenamientos, Víctor Valdés llegó a un acuerdo con el Manchester United. Enzo Pérez dejó al Bénfica y se unió al Valencia y André Schürrle se vistió con los colores del Wolfsburgo y dejó al Chelsea.