Atrás empiezan a quedar esos días grises en los que el guardameta costarricense parecía alejarse del club en el que de niño soñó jugar, y ahora que está cerca de batir uno de los récords de Iker Casillas, (460 minutos sin recibir gol) confiesa que se sintió triste al pensar que se marcharía del Real Madrid. 

"Me fui a mi casa. Fue un día complicado y ahí fue cuando lloré, cuando estaba con mi esposa. Al final de tantas cosas que pasan, tantos momentos complicados, uno es humano y llega un momento en que todo tiene que explotar por algún lado", le confesó Keylor a "Mundo Deportivo". 

Keylor Navas confesó que lloró con su esposa al ver que dejaría al Real Madrid.

Y es que Navas, con la humildad que lo caracteriza, confiesa que el club no le ha subido el sueldo, pero él, tampoco tiene la intención de pedirlo, y dice que "No me he sentido utilizado por el Madrid".

Keylor afirma que no tiene miedo que el club prefiera a De Gea. "Confío en lo que hago. En el Madrid están los mejores y voy a competir con cualquiera". Acerca del récord de Iker, que puede igualar y batir, dijo que su meta no es hacer olvidar a Casillas, "mi meta es escribir mi historia de la mejor manera y tratar de darle muchas alegrías a mi familia, a la afición y a los que han creído en mí".