Luego de que a finales de julio pasado la WWE terminara su relación con Hulk Hogan y "borrara" todos sus registros a causa de comentarios racistas, el mítico luchador por fin habló en público.

Hogan se presentó en el programa "Good Morning America" para pedir una disculpa por la grabación en la que habla sobre una persona de raza negra que salía con su hija Brooke.

"Si se va a acostar con un negro, prefiero que lo haga con uno famoso como un basquetbolista", se escucha la voz del "Hulkster" en la cinta que data de 2006 y que le costó el despido de la empresa estadounidense.

"Por favor, perdónenme. Yo no soy racista, pero nunca debí decir lo que dije", asegura el miembro del Salón de la Fama.

Hogan mencionó el entorno en el que creció para argumentar su defensa. "Crecí en el sur de Tampa, un barrio muy áspero, de bajos recursos. Mis amigos y yo nos saludábamos con esa palabra", mencionó con lágrimas en los ojos.