La edición 17 de los Juegos Panamericanos inició oficialmente con la ceremonia de apertura.

El ritmo y precisión del famoso Cirque du Soleil marcó el ritmo y mantuvo la atención de los presentes en el Rogers Centre, el principal escenario deportivo de la ciudad canadiense.

Durante casi 2 horas y media las acrobacias y el paso de los atletas protagonistas del evento iluminó el recinto y provocó los aplausos del público.

El acto tuvo momentos emotivos como la llegada de la llama de los Juegos que fue portada por el exvelocista campeón mundial y Olímpico Donovan Bailey, además de la entonación del Himno del país anfitrión.

En su mensaje, David Robertson, presidente del Comité Organizador resumió con la palabra "Bienvenidos" el sentimiento que embarga a la ciudad por albergar las justas.