En medio del escándalo de corrupción que envuelve a la FIFA, Joseph Blatter recibió una acusación más, luego de que un exempleado del organismo revelara que el dirigente suizo usara el proyecto “Goal” para comprar votos.

Con la pregunta “¿Qué necesitan?”, un emisario de Blatter visitaba a presidentes de federaciones de América Latina, África o Asia, para así conocer como satisfacer a cada uno de los países y ganar adeptos a su causa.

Un antiguo trabajador de la FIFA confesó — bajo el anonimato — al diario español “El País”, la forma de actuar de Blatter y sus allegados que fundaron y usaron el programa “Goal” para captar votos.

Este proyecto, creado en 1999, estaba dedicado a la expansión del futbol en todo el mundo y desde ese año, la FIFA ha distribuido más de 200 millones de euros entre sus 209 asociaciones, dinero que no ha sido bien utilizado del todo, pues “Goal” también es investigado por el FBI.

"Cuando Blatter llegaba, ya sabía cuáles eran las necesidades de cada federación y cómo respiraban sus presidentes, si estaban contentos o si estaban enfadados”, confesó el extrabajador.

Algunos de los países que hicieron estos tratos con Blatter, según la fuente citada, son Honduras, Guatemala, El Salvador, Panamá, Gabón y Eslovenia, y además, todos los encuentros se hacían en los hoteles más lujosos.

“Yo, generalmente, no asistía a las cenas en las que Blatter escuchaba las peticiones. Cuando llegaba, me marchaba al siguiente país que iba a visitar para prepararle el terreno”, añadió el informante.