Un poco nerviosos, pues no suelen ser el foco de atención de la prensa, se mostraron los volantes Mafre Icuté y Rodrigo Saravia, quienes este miércoles se pondrán en la retina de la afición futbolera en Guatemala, cuando debuten con la Selección Nacional en el amistoso ante Honduras (20:00 horas) en el estadio Mateo Flores.

Este partido no será uno más en su carrera, pues en él  verán realizado el sueño que tienen muchos otros, vestir la camiseta azul y blanco.

Con esa misma ilusión se encuentran José Longo (Municipal) y el mismo entrenador Walter Claverí.

Aunque la oportunidad le llegó a los 27 años, para Mafre la ilusión sigue como cuando inició su carrera en las categorías inferiores de “su Petapa”.

Mafre Icuté se formó con Petapa.

¿Cómo te sientes por tu debut con Selección?

Muy contento, confiando en mi capacidad, en Dios y en el trabajo que el entrenador realiza. Pero sobre todo con los pies sobre la tierra, esperando dar lo mejor.  

¿Por cuánto tiempo esperaste esta oportunidad?

Este sueño comenzó desde niño y el trabajo duro me ha ido abriendo las puertas. Primero trabajé para ser profesional y después para ser tomado en cuenta con la Selección, y aunque este será un amistoso, lo tomo con la seriedad del caso.  

¿Ha sido un arduo trabajo?

Definitivamente. He quemado todas las etapas en mi carrera, pasé por todas las categorías en mi exequipo,  Petapa, ahora juego en Cobán y me llegó el momento de ser tomado en cuenta con la Selección, eso me motiva, sobre todo porque estaré en la mira de todos los guatemaltecos. Espero que todo salga bien.

No es fácil estar en la retina de los aficionados

Seguro no es sencillo pero todo tiene que servir para motivarme y trabajar cada día mejor.

¿Qué puede esperar la afición de este equipo?

A una selección comprometida, muy joven, trabajadora y con deseos de hacer bien las cosas. Pero sobre todo con mucha ilusión y sueños.

Rodrigo Saravia se formó en Camp Elite.

Por su lado, el jugador del Columbus Crew dice que las oportunidades llegan y hay que aprovecharlas al máximo.

  ¿Cómo te sientes a pocas horas de tu debut?

Contento e ilusionado. Es un sueño hecho realidad. Siempre es un honor representar a Guatemala, estoy agradecido con Dios por la oportunidad que me ha dado el profe Claverí.

¿Te has acoplado a la idea que tiene el técnico?

Sí. Estoy aprendiendo de la idea que él tiene, es similar a la de mi equipo en los Estados Unidos y eso me ha facilitado el trabajo.

Ambos jugadores están en el probable once de Walter Claverí.

¿Cuáles son las exigencias del entrenador?

Quiere que mantengamos el balón, no estamos acostumbrados a tenerlo nunca, siempre tiramos pelotazos, nos ha dicho que debemos mantener una línea de pase.

¿Se verá a un equipo diferente ante Honduras?

Verán a un equipo al que no están acostumbrados, un equipo con posesión de balón, que se arriesgará a salir jugando y dejará de tirar pelotazos. No hay nerviosismo, no tenemos nada que perder pero si mucho que aprender y ganar para lo que se viene.