El pasado fin de semana, FIFA estrenó su película en los cines de Estados Unidos. "United Passions" cuenta los orígenes del organismo desde su fundación, hasta los últimos tiempos (No, no incluye el escándalo de corrupción).

Sin embargo, la película que costó 29 millones de dólares y que contó con la actuación de Gerard Depardieu y Sam Neill, fracasó rotundamente en taquillas pues sólo recaudó 607 dólares en su fin de semana de estreno. Esto, en las 10 salas de cine en las que fue proyectada.

Las burlas y las críticas hacia el filme fueron demasiado duras: "Como cine, es un excremento. Como prueba de la locura corporativa, es un interesante caso de estudio", publicó el diario británico “The Guardian”, mientras que el periódico estadounidense “The New York Times” consideró que la película es “un deshonesto lavado de cara empresarial que no sirve ni siquiera para echarse unas risas".

El estreno de “United Passions” se da en un momento muy difícil para la FIFA, que pasa por una crisis interna luego de que se destaparan casos de corrupción, lavado de dinero, fraude y asociación delictiva en su interior y debido a esto, fueran arrestados altos mandos del organismo.