El partido comenzó mucho más abierto y equilibrado de lo que se hubiese podido pensar antes del pitido inicial, con ocasiones para ambos equipos.

El primero en crear peligro fue la Juventus , con una volea alta del español Álvaro Morata (5) y un disparo lejano del argentino Carlos Tevez que atajó el meta serbio Danijel Subasic (7).

El Mónaco respondió con dos buenas acciones de su joven delantero belga Yannick Ferreira Carrasco, primero con un remate demasiado centrado que paró Gianluigi Buffon (9) y después con un disparo desde la frontal del área que desvió a córner el arquero internacional italiano (11).

Tras ese inicio trepidante de partido, la Juventus se fue haciendo poco a poco con el control del juego y dispuso de las mejores ocasiones hasta llegar al descanso.

Tevez, solo al segundo palo, empaló mal un centro desde la izquierda y Subasic detuvo el remate (27) y, justo antes del descanso, el chileno Arturo Vidal recibió un pase en profundidad del Apache, pero disparó desviado cuando estaba solo ante el arquero rival.

El Mónaco, que en Londres ya dio una lección de juego al contragolpe (ganando 3-1 al Arsenal), volvió a disponer de una clara ocasión en una rápida contra que culminó el portugués Bernardo Silva con un disparo ajustado que salvó en el primer palo Buffon (54).

La jugada polémica llegó poco después. Morata cayó en un forcejeo con el portugués Ricardo Carvalho que el árbitro checo Paul Kralovec interpretó como falta dentro del área y, por lo tanto, penal. 

Vidal engañó a Subasic y abrió el marcador para su equipo (58).

* Con información de agencias