Chelsea aprovechó la tensa situación en la que se encuentra Lionel Messi con el técnico del Barcelona, Luis Enrique, para idear una jugosa oferta por el crack argentino.

De acuerdo al periódico inglés Daily Star, el club del empresario ruso Roman Abramovich estaría dispuestos a pagar los 250 millones de euros que vale la claúsula de rescisión de la "Pulga", además de ofrecerle un contrato por seis años.

El magnate ruso es un fiel admirador de Messi, incluso ya lo ha querido fichar con anterioridad, por lo que no habría inconveniente en sus percepciones.

"Se cumpliría la demanda salarial del jugador, con lo que la operación se podría duplicar", indica el rotativo británico.