Chile, como anfitrión (Grupo A), así como Argentina (Grupo B), subcampeón mundial, y Brasil (Grupo C) son las cabezas de serie de un certamen que promete ser sumamente competitivo por el alto nivel que han logrado muchas selecciones de la región, guiadas por estrellas que militan en los clubes más poderosos del mundo.

Ya no son Argentina, Brasil y Uruguay, líderes históricos de la región, los únicos seleccionados que monopolizan el favoritismo.

Argentina, con Messi, Carlos Tévez y Sergio Agüero, está casi obligada a pagar una deuda de 22 años sin títulos internacionales. Pudo hacerlo en la final de Brasil 2014, pero otra vez se quedó en el intento ante Alemania.

En tanto, a Brasil solo le sirve ganar la Copa América si quiere comenzar a secar las lágrimas por el estrepitoso fracaso en su Mundial, en el que terminó cuarto.

Uruguay, máximo ganador del certamen continental con 15 títulos y defensor del título, dará la ventaja de no contar con su gran figura Luis Suárez, suspendido por la FIFA por nueve partidos (ya cumplió uno) por morder a un rival en Brasil 2014.

Chile, anfitriona de la 44 edición del torneo de selecciones más antiguo del mundo, se ubica en el decimotercer escalón de la clasificación de la FIFA y ha dado un salto de calidad que la deja como una de las candidatas para ganar por primera vez un título internacional y en su casa.Otra formación que explotó en Brasil 2014 es la Colombia del entrenador argentino José Pekerman, que cuenta con una sólida estructura de equipo y el liderazgo de un joven de 23 años como James Rodríguez, que está dando mucho que hablar en el Real Madrid de Cristiano Ronaldo.

Por ello es posible que el temido grupo de la muerte se conforme en el Grupo A, cuya cabeza es Chile, si el azar lleva a esa llave a Colombia o Uruguay, integrantes del Bombo 2, junto a la invitada México.

El bombo 3 le corresponde a Ecuador, Perú y Paraguay, y el 4 lo conforman Venezuela, Bolivia y la también invitada Jamaica.

Los bombos 2, 3 y 4 fueron establecidos de acuerdo con el ranking de la FIFA del mes de octubre.

La Conmebol resolvió que Chile, cabeza del Grupo A, jugará sus tres partidos de la fase inicial en Santiago, donde Brasil disputará dos choques, mientras que Argentina competirá en el norte.

En otro punto destacado de la reunión, la Conmebol resolvió que no habrá más alargues a partir de instancias de cuartos, salvo en la final.