Todos los futbolistas quieren estar adentro de la cancha. Por eso la pasan muy mal cuando les toca ester en el banco de suplentes.

El ejemplo más claro lo dio el portero reserva del Liverpool, Brad Jones, quien en pleno partido de los Reds fue tomado por la cámara mientras dormía detrás del técnico Brendan Rodgers.

Jones no es el único futbolista que ha demostrado que su estancia en la banca no es placentera. Iker Casillas comió una manzana, mientras veía a Diego López atajar en el arco merengue; Lionel Messi y Javier Hernández han mostrado caras largas en el banquillo.

Mira en la galería a los futbolistas que han sido captados muy aburridos en la banca de suplentes.