Durante la salida de los equipos al terreno de juego, en uno de los fondos del estadio se desplegó la gran bandera en la que se veía a un hombre enmascarado con un machete ensangrentado en su mano derecha y la cabeza de Defour, decapitado, en la otra, con la mención "Red or Dead" (Rojo, el color del Standard, o muerte).

Nervioso ante esta situación, Defour fue expulsado a la hora de juego luego de darle un pelotazo a la grada en la que se había mostrado la bandera.

El excapitán del Standard, con el que había ganado dos títulos de campeón, fichó este verano por el Anderlecht, tras haber pasado por el Oporto.

Su incorporación al rival fue muy criticada por los aficionados del Standard. En las redes sociales se había difundido en los últimos días el mensaje de dar "un recibimiento caliente" al jugador este domingo.

La Federación Belga de Fútbol reaccionó a través de su director de comunicación Bob Madou.

"Bandera de muy mal gusto e inaceptable en el Standard-Anderlecht. No existe nada en el reglamento contra esto pero vamos a ver qué podemos hacer", escribió en su cuenta de la red social Twitter.

Thibault De Gendt, director de la competición, escribió: "Tifo de mal gusto antes del Standard-Anderlecht, ante los ojos de miles de niños. Espero que no se vuelva a ocurrir".

* Con información de AFP