Este anunció lo hizo oficial la fiscal general norteamericana Loretta Lynch, quien dirige las investigaciones al ente rector del futbol.

Entre los inculpados se encuentran el paraguayo Juan Ángel Napout, presidente de la Conmebol, y el hondureño Alfredo Hawit, presidente interino de la Concacaf, ambos arrestados en Zúrich (Suiza), así como el titular de la poderosa Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Marco Polo del Nero, y el ex presidente de esa entidad Ricardo Teixeira.

En el acta de acusación ante la justicia federal de Brooklyn (Nueva York), que incluye un total de 92 cargos, también figuran los argentinos José Luis Meiszner y Eduardo Deluca, actual y exsecretarios generales de Conmebol, al igual que actuales y expresidentes de las federaciones de Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y Perú.

Jiménez, presidente de la Federación Nacional y miembro del Comité de Juego Limpio y Responsabilidad Social de la FIFA; Rafael Salguero, exmiembro del Comité Ejecutivo de la FIFA y expresidente de la Federación Nacional de Futbol y Héctor Trujillo, actualmente secretario general de la Federación de Futbol y juez de la Corte de Constitucionalidad.

Siete responsables del fútbol mundial ya habían sido detenidos el 27 de mayo en Zúrich por sospechas de corrupción y de blanqueo de dinero, en una primera ola de arrestos por este caso de corrupción que provocó un verdadero terremoto en la organización.

La fiscal Lynch anunció este jueves en ese sentido que ocho de los acusados en el escándalo conocido como "FIFAgate" se declararon culpables, entre ellos el exvicepresidente de la Concacaf Jeffrey Webb.

Otros procesados que admitieron los cargos en su contra son los expresidentes de las federaciones chilena y colombiana de fútbol, Sergio Jadue y Luis Bedoya, respectivamente, además de los empresarios argentino Alejandro Burzaco y brasileño José Margulies, según un comunicado de prensa del Departamento de Justicia estadounidense.

* Con información de agencias