Un juez federal de Nueva York aceptó el jueves otorgar el arresto domiciliario al hondureño Alfredo Hawit, suspendido presidente de la Concacaf y acusado en el caso FIFA, a cambio de una fianza de 290.000 dólares, aunque seguirá en prisión hasta hacer efectivo ese pago.

Hawit, de 64 años, fue extraditado el 13 de enero desde Suiza, donde había sido detenido el 3 de diciembre pasado, y se declaró inocente de los 12 cargos en su contra en los tribunales de Brooklyn (sudeste).

Este jueves, el juez federal Robert Levy aceptó el paquete propuesto por el abogado defensor Justin Weddle, y consistente en 50.000 dólares en efectivo y 240.000 de una propiedad de un familiar de Hawit, para colocarlo bajo arresto domiciliario con monitoreo electrónico.

"Esto es cercano a los 300.000 dólares, 50.000 en efectivo y la propiedad de 240.000. Es un paquete sustancial", afirmó Levy, aclarando que la liberación del acusado no sería inmediata ya que se aguardará el depósito del monto acordado.

La fiscalía exigía al menos 500.000 dólares en efectivo y títulos de propiedades en Estados Unidos, al margen de garantes por 4 millones.

Hawit, quien apareció vestido con camisa y pantalones verde claro de presidiario y siguió la audiencia sentado junto a su intérprete, sufre graves problemas de salud, tiene pancreatitis y diabetes y necesita una dieta especial que no tuvo en prisión en Suiza, según su abogado.

El exvicepresidente de la FIFA, que entregó sus pasaportes, quedará recluido en la casa de su hija en Florida (sureste de EEUU).