No lo pasa bien el delantero finlandés Eero Markkanen, quien fue despedido de Real Madrid Castilla (cuadro al que llegó por petición de Zinedine Zidane) por volver a la pretemporada con 18 kilos (39 libras y 10 onzas) de sobrepeso.

El atacante de 24 años no tomó bien la noticia y respondió de una particular forma, publicando una imagen en su cuenta de Twitter con una foto, en la que caricaturizó su rostro y escribió la frase "adiós a una carrera".

El exjugador de AIK Solna había llegado a los "merengues" a cambio de dos millones de euros.