A pesar del escándalo de corrupción que sacudió a la FIFA esta semana, Joseph Blatter está feliz: Seguirá al frente del organismo por los próximos cuatro años.

Sin embargo, la Conmebol no debe estar muy contenta, pues en su primer discurso como presidente reelecto, Blatter dejó entrever un castigo para el futbol sudamericano, que en su totalidad (10 votos), decidió unirse al bloque de apoyo al príncipe Ali Bin Al-Hussein.

"No es bueno que Oceanía tenga media plaza mundialista”, lanzó Blatter en su discurso.

"Habrá más respeto para las confederaciones. Oceanía solo tiene una parte y hay que hacer algo. No es justo”, añadió el suizo.

Estas declaraciones llegan después de que en semanas pasadas, surgieran rumores de que la FIFA planeaba quitarle la media plaza mundialista a Sudamérica tras los incidentes en el duelo de Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors en los que Conmebol decretó solo una leve sanción a los “Xeneizes”.

Será este sábado cuando el Comité Ejecutivo de la FIFA defina los cupos mundialistas que tendrán las confederaciones rumbo a Rusia 2018 y Qatar 2022.