En la primera jornada del Mundial de Rugby 2015 se dio una de las más grandes sorpresas en la historia de este deporte.

La Selección de Japón superó 34-32 al favorito Sudáfrica. La victoria se convierte en hazaña si tomamos en cuenta que el combinado del Continente Negro ha sido campeón del mundo en dos ocasiones, mientras que los nipones nunca han superado la primera fase.

Pero, ¿cuál es la clave de la victoria de los asiáticos sobre uno de los contendientes al título? Además de la garra que mostraron durante el partido, Josep Guardiola es uno de los culpables de la importante victoria del conjunto del Sol Naciente.

El seleccionador de la escuadra japonesa, Eddie Jones, confesó que visitó en un par de ocasiones al técnico del Bayern Múnich para pedir consejos sobre el juego en conjunto que ha distinguido a sus equipos.

"El objetivo era hacer a la selección tácticamente más flexible y capaz de variar su formación en función de la evolución del juego", indicó Jones al periódico español "Marca".

Sobre la similitud entre el fútbol y el rugby, el coach de Japón aseguró que tienen algunos fundamentos parecidos. "Se busca mover el balón en las zonas descubiertas por el rival hasta llegar a la meta, algo que no hace nadie mejor que Bayern Múnich y Barcelona", aseguró.

Por último, el coach del momento en el Mundial de Rugby 2015 se puso una meta ambiciosa. "Nuestro objetivo es alcanzar los cuartos de final", concluyó.