Valencia terminó con una racha de 22 partidos oficiales seguidos con victoria del Real Madrid, al imponerse 2-1 a los merengues.

En el partido celebrado en Mestalla, en el que los blancos volvieron a vivir después de mucho tiempo el triste sentimiento de la derrota, ocurrió un momento gracioso protagonizado por James Rodríguez.

El árbitro del encuentro Jesús Gil Manzano tiró la tarjeta roja y el colombiano se la entregó cuando se detuvo el partido. Pero lo curioso fue que el "10" merengue le mostró la cartulina como si lo estuviera expulsando del duelo.

La acción de James causó aplausos y risas entre los aficionados, pues el réferi tuvo un día polémico, en el que sacó nueve tarjetas amarillas.