Parece que la modelo rusa se ha olvidado de su relación con Cristiano Ronaldo y continúa con sus compromisos profesionales.

Aunque en esta ocasión puede provocar los celos de CR7. Irina posó en una sesión fotográfica para la campaña primavera-verano de la marca de calzado Xti, en la que se le ve muy cómoda recostada en el tronco de un árbol, en tanto que el exfutbolista inglés Stephen James, la ve con deseo.

A la pareja se le ve en complicidad y posa de una forma muy erótica. Esta es la novena ocasión en que la modelo rusa es solicitada por esta compañía.