El Sport Club do Recife parece haber ideado una nueva estrategia que podría terminar con la violencia en los estadios de fútbol.

El combinado que milita en la Serie A del Campeonato Brasileño colocó como miembros de seguridad en su inmueble a mamás de los hinchas del conjunto ¿La finalidad? que los seguidores del "León de la Isla" no se atrevieran a pelear en la Arena Pernambuco enfrente de sus mamás.

La idea corrió a cargo del propio combinado brasileño y la agencia Ogilvy. Cerca de 30 señoras, que recibieron previo entrenamiento de seguridad, fueron colocadas en zonas estratégicas del inmueble, además de que la cámara las enfocó y el sonido del estadio las presentó.

El partido denominado "Clásico de clásicos" de Pernambuco entre Recife y Náutico finalizó sin problemas ni detenciones y con una victoria de 1-0 de Sport, además de un buen sabor de boca por las nuevas integrantes de seguridad.

"La idea es hacer a los hinchas más fanáticos a vivir en paz al ver a algunas de sus madres en el estadio. Al final, nadie quiere pelearse enfrente de su madre", indicó Aricio Fortes, vicepresidente de Oilvy. "La idea del club es que este deporte es un show y no puede ser dañado por las personas que insisten en hacerlo", aseguró Said Vasconcelos, ejecutivo de marketing del combinado brasileño.